Seguidores

SI YO CAMBIO, TODO CAMBIA !!!

jueves, 26 de junio de 2014

LA PREGUNTA BÁSICA EN BIODESCODIFICACIÓN - Compartido por Akasha Sanación Integral desde FB

Siempre que se trata de temas relacionados con el estado de salud ideal, tropezamos con dudas repetidas de que remedio, a que medico ir, o que tipo de terapia seguir.
Y pocas opciones nos remiten a algo tan básico y que es SENTIR !!!
Bueno, nada más que leer lo que sigue se darán cuenta de que hablo...

Abrazos de Luz !!!
................................................................

Cuando ustedes leen una publicación y se quedan con la inmediata pregunta de "¿Qué tengo que hacer?", es que no han entendido nada.
La Biodescodificación se basa en algo muy muy muy simple: "Emocionarse".

Todo síntoma, todo, responde a un conflicto emocional mal gestionado, no expresado o es más, ignorado.
Los médicos y nuestros padres, la sociedad en general, nos han enseñado, que cada que "estamos enfermos" debemos encontrar la causa. O lo que es peor, no debemos encontrarla, debemos "ajustarnos" a lo que nos demás nos dicen que fue la causa.
Y entonces vamos por la vida creyendo, pensando y lo que es peor, repitiedo, que tengo diabetes porque la heredé, que tengo gripa porque me enfrié, que tengo tos porque me la pegaron en la oficina, que tengo cáncer de pulmón porque fumo, que tengo problemas en la espalda por cargar cosas pesadas, que tengo callos porque me lastiman los zapatos...y así, podemos seguir horas y horas...

Y jamás, jamás, jamás nadie, nos ha dicho que lo que debemos buscar es el conflicto emocional que nos provocó el síntoma.
Estamos 100% acostumbrados a que el médico nos diga la causa de nuestra enfermedad, y además otro 100% acostumbrados a "no pensar" y lo que es peor, a no sentir.
Y estamos tan desacostumbrados a pensar y a sentir, que por más que en los textos venga descrita la emoción oculta que deben buscar, no lo intentamos siquiera.
No somos capaces de regalarnos 5 minutos, cada que tenemos un síntoma, para encontrar aquella emoción que no supimos manejar o expresar.

En Biodescodificación, podemos orientar a la persona sobre el conflicto que deberá buscar, todos los artículos lo hacen. Todos los artículos al respecto, o la gran mayoría de ellos, expresan el resentir, la razón emocional que causa tal o cual molestia. De verdad, no esperen que yo les diga qué hacer para sanar, porque eso nunca sucederá.
Ni siquiera en sesión de Biodescodificación, yo les diré qué hacer.

Y es que la Biodescodificación funciona de la siguiente forma:

"Si yo necesité "emocionarme" para enfermar, yo necesito de una emoción para sanar".

Pues bien, entonces, si yo necesité tener un pleito o discusión en el territorio con una persona cercana para que me diera gripa , por qué, cada que me da gripa, yo me pongo a pensar qué día me enfrié, qué día no me puse el suéter, qué día tomé algo con hielo, qué día me contagiaron en la oficina?
Y todavía peor. Por qué espero a que "alguien" me diga qué debo hacer para sanar de mi gripa?

En Biodescodificación, sólo hay una pregunta válida:
"¿Qué sucedió en mi vida, emocionalmente hablando, el día o los días previos a que yo me enfermara?"
Esa es la única pregunta válida.
Y aquí entre nos, más vale que se la vayan repitiendo como mantra diario, porque es la única pregunta que contiene la clave secreta de su sanación.

Dejemos ya las creencias, las formas que teníamos para cuestionar nuestros síntomas, totalmente obsoletas e incorrectas, y comencemos a hacernos la pregunta correcta SIEMPRE.
Porque sólo descubriendo ese preciso conflicto, emocionándonos al descubrirlo, haciendo "click" al descubrirlo, podremos sanar.

Y hay síntomas que llevan mostrándose por años en nuestras vidas, ya hasta nos hemos acostumbrados a padecerlos. Y con todo y que nos molestan tanto, somos incapaces de "sentarnos a pensar". No les parece gracioso?

Por lo tanto, y la repito, sólo hay una pregunta válida si quiero manejar mi vida bajo la BIODESCODIFICACIÓN:

"¿Qué sucedió en mi vida, emocionalmente hablando, el día o los días previos a que yo me enfermara?".

Y ojo, hay síntomas, que por su naturaleza, demoran más de días y semanas en mostrarse. Entonces, para esos casos, modifiquen la pregunta por:

"¿Qué sucedió en mi vida, emocionalmente hablando, 3 meses antes de que me detectaran la enfermedad?"
ó
"¿Qué sucedió en mi vida, emocionalmente hablando, 6 meses antes de que me detectaran la enfermedad?"

Sólo así daremos en el blanco. Sólo así sanaremos.

Akasha Sanación Integral.

sábado, 21 de junio de 2014

13 COSAS QUE LAS PERSONAS MENTALMENTE FUERTES NO HACEN. Por Josefa Del Real



Una gran cantidad de artículos, dirigidos principalmente a empresarios y hombres de negocio, hablan de las características fundamentales de las personas mentalmente fuertes, tales como la tenacidad, el optimismo y la capacidad de superar los problemas.
Sin embargo, también podemos definir la fuerza mental al identificar las cosas que los individuos mentalmente fuertes no hacen. Echa un vistazo a algunos de estos puntos en la lista compilada por la asistente social y psicoterapeuta Amy Morin:
1. No pierden tiempo Auto compadeciéndose :
Las personas mentalmente fuertes no malgastan sus energías en lamentarse sobre sus circunstancias o por cómo otras personas se han portado con ellos. En cambio, asumen la responsabilidad por sus propios actos y entienden que la vida no siempre es fácil o justa.
2. No renuncian a su poder:
No permiten que otros les controlen, ni se someten a la voluntad de nadie. No dicen cosas como “mi jefe me hace sentir mal”, porque entienden que controlan sus propias emociones y pueden elegir cómo reaccionar a una situación.
3. No tienen miedo a los cambios:
La gente con fortaleza mental no trata de evitar los cambios. Reciben los cambios de forma positiva y están dispuestos a ser flexibles. Entienden que el cambio es inevitable y creen en su propia capacidad para adaptarse.
4. No malgastan energía en cosas que no pueden controlar:
Nunca oirás a una persona mentalmente fuerte quejándose sobre maletas perdidas en el aeropuerto o atascos en el centro de la ciudad: se centran en los aspectos de su vida que pueden controlar. Reconocen que, a veces, lo único que pueden controlar es su propia actitud.
5. No intentan agradar a todo el mundo:
Reconocen que no necesitan agradar a todo el mundo todo el tiempo. No tienen miedo a decir “no” o mantenerse firmes cuando es necesario. Se esfuerzan en ser amables y justos, pero son capaces de tolerar el que otras personas se alteren porque no han conseguido lo que querían.
6. Asumen riesgos calculados:
No se lanzan a la aventura sin pensar, pero son capaces de asumir ciertos riesgos controlados. Las personas con fortaleza mental dedican tiempo a sopesar los riesgos y beneficios antes de tomar una decisión importante, y se informan bien de los peligros potenciales antes de pasar a la acción.
7. No se estancan en el pasado:
Las personas mentalmente fuertes no pierden tiempo sintiendo nostalgia del pasado ni deseando que las cosas pudieran ser diferentes. Asumen su pasado y pueden decir lo que han aprendido de él, sin embargo no están reviviendo constantemente sus malas experiencias o fantaseando sobre sus días de gloria. Centran su vida en el presente y hacen planes para el futuro.
8. No caen una y otra vez en los mismos errores:
Aceptan la responsabilidad por su conducta y aprenden de sus errores pasados. Como resultado, no repiten una y otra vez esos errores. En cambio son capaces de pasar página y tomar decisiones más inteligentes gracias a su experiencia.
9. No envidian el éxito de otros:
La gente mentalmente fuerte son capaces de apreciar y celebrar el éxito de otros en la vida. No sienten envidia ni se sienten estafados cuando otros les superan. Reconocen que el éxito viene del trabajo duro y están dispuestos a esforzarse para tener sus propias posibilidades de éxito.
10. No abandonan tras un revés:
No ven el fracaso como un motivo para abandonar. Utilizan el fracaso como una oportunidad para crecer y mejorar. Tienen voluntad para seguir intentándolo hasta que lo consiguen.
11. No temen la soledad.
Las personas fuertes mentalmente toleran la soledad y no temen el silencio. No tienen miedo a quedarse a solas con sus pensamientos y utilizan ese tiempo para ser productivos. Disfrutan de esos momentos y no dependen todo el tiempo de la presencia de otros para ser felices.
12. No sienten que el mundo les deba nada:
No se sienten con derecho a nada en la vida. No piensan que otros deban cuidar de ellos o darles algo. Buscan oportunidades basándose en sus propios méritos.
13. No esperan resultados inmediatos:
Cuando se esfuerzan para ponerse en forma o levantar un nuevo negocio, las personas con fortaleza mental no esperan resultados inmediatos. Aplican sus habilidades y tiempo al máximo y entienden que los cambios reales llevan tiempo.
La verdad es que me he reconocido a mí mismo en varios de los hábitos negativos, y (por suerte) también en algunos positivos. También he reconocido hábitos de personas a mi alrededor, en ambos sentidos. ¿Te has sentido identificado con alguna de estas tendencias?. Espero que os sirva de inspiración para mejorar, como a mí.

viernes, 13 de junio de 2014

PELOTA SUCIA...

Nada para festejar...
Me lleva a reflexionar que el espectacular deporte que puede ser el futbol, se convierte en una serie de engaños, trampas, avivadas...
Que porque digo tal cosa?
Solo observaba algunas jugadas y en especial las que determinaron errores de arbitraje en el partido inaugural de ayer, fueron claramente artimañas de los jugadores para "ganar"?
El jugador que SE TIRA AL SUELO "por si el árbitro sanciona penal" así sumamos un punto más.............................(Y por lo visto su avivada, resultó en un gol más para Brasil)
Eso es honesto, es FAIR PLAY en el que cada jugador cuida que el juego sea "Limpio"?
Pues desanima ver estos partidos en que lo más importante por otro lado sea el NEGOCIO donde unos pocos se llenan los bolsillos a costa del engaño y lo que llamaría DIRTY PLAY !!!
Mi opinión a la carta...!!!

Ni que hablar del ejemplo de la mal llamada "Mano de dios" de Maradona...un muy evidente ejemplo de descomposición (por no decir podredumbre moral) de seres que son figuras públicas y se convierten en modelos a seguir por juventud que a su vez se "descompone" y bastante vemos lo que trae como consecuencia.

Abrazo de Luz !!! Tom 
.................................................................

CON PERDÓN DE LOS CHANCHITOS...


martes, 3 de junio de 2014

Así siento hoy.......

Fernanda compartió de FB éste escrito y así, como me identifiqué plenamente, también lo publico para que más personas, tanto mujeres u hombres lo puedan disfrutar y hasta quizás, "adaptar" a sus vidas?

Que bien expresado ese sentir que para mi humilde ver, contiene los 3 "ingredientes" esenciales: 
TIENES AMOR - Bien entendido de ese que comienza por amarnos a nosotros mismos y después hay montones para dar... 
 HAY PAZ  - Porque encontrarse a uno mismo da como resultado ese no depender del afuera y nos sumerge en muy buena Paz. 
 HAY ARMONÍA - Esa que nos permite caminar con la sensación de lo que significa no llevar un peso muerto en nuestras espaldas cuando dependemos del pasado y sus partes "defectuosas". 

Celebro éste sentir de quien lo escribió y nada más lejos de la "invisibilidad" que no nos permita afirmar como en la película Avatar: TE VEO !!!

Abrazo de Luz !!! Tom
.................................................................. 

Así siento hoy.....
A cierta edad...
Dicen algunos que a cierta edad, después de los cuarenta, nos hacemos invisibles, que nuestro protagonismo en la escena de la vida declina, y que nos volvemos inexistentes para un mundo en el que sólo cabe el ímpetu de los años jóvenes.
Yo no sé si me habré vuelto invisible para el mundo, es muy probable, pero nunca como hoy fui tan consciente de mi existencia, nunca me sentí tan protagonista de mi vida, y nunca disfruté tanto de cada momento como ahora.
Ahora se que no soy la princesa del cuento de hadas y que no necesito que me venga a salvar un príncipe azul en su caballo blanco, por que ni soy una princesa, ni vivo en una torre, ni tengo a un dragón que me esté custodiando.
Hoy me reconozco mujer, capaz de amar.
Se que puedo dar sin pedir, pero también se que no tengo que hacer nada, ni dar nada que no me haga sentir bien.
Por fin descubrí al ser humano que sencillamente soy, con sus miserias y sus grandezas.
Descubrí que puedo permitirme el lujo de no ser perfecta, de estar llena de defectos, de tener debilidades, y de equivocarme, de no responder a las expectativas de los demás y hasta de hacer algunas cosas indebidas y a pesar de ello, sentirme bien.
Y por si fuera poco, saberme querida por muchas personas que me respetan y me quieren por lo que soy, si, así un poco loca, mandona y muchas veces terca. Pero también cariñosa, tierna, mimosa y a veces algo triste, por que también tengo mis momentos tristes, esos en que pongo mi cara larga con un aire nostálgico y me da por llorar.
Cuando me miro al espejo ya no busco a la que fui en el pasado, sonrío a la que soy hoy, me alegro del camino andado, y asumo mis errores.
¡Qué bien no sentir ese desosiego permanente que produce correr tras los sueños!¡Que bien!
Ya aprendí a tener paciencia, aunque reconozco que me costo un poco madurar. Hoy sé, por ejemplo, que no puedo retener el mar, aunque cuando estoy en la playa no quisiera dejarlo nunca.
Así que lo contemplo, me lleno de ese momento único y cuando llega el momento de partir, simplemente me despido diciéndole. ¡Hasta pronto!
También hoy sé que mis amigos y amigas son peregrinos del mismo camino, y que en cualquier momento en el que nos encontremos, nos seguiremos queriendo.
Hoy sé que nadie es responsable de mi felicidad, solo yo.
Hoy sé que el viento extiende sus brazos cuando camino por la calle y que solo depende de mí sentirlo.
Hoy sé que la vida es bella… Porque la he visto partir ya muchas veces.
Hoy vivo la vida así como es, bonita con sus idas y venidas, con sus amores y desamores, con sus ratos de marea baja, con sus puestas de sol, con su ruido incesante.
Sólo quiero dejarla correr, sin pedirle nada.
Sólo quiero tener lo que yo me busque, sólo quiero lo que yo merezca.
Hoy se que no soy una mujer invisible